Cómo mantener limpio a tu perro

Mantener la higiene de tu perro es básico para tener una casa limpia, y a tus seres protegidos de bacterias que él pueda cargar pues ellos juegan en la tierra, se lamen todo y se meten todo a la boca. Aunque existen veterinarios y lugares especializados que se dedican a bañar perros, si te genera desconfianza dejarlo en manos de alguien más o tu perro no es fan de que lo bañe un desconocido, tú puedes hacerlo todo en casa.

De entrada cepillarlo una vez, mínimo, a la semana es esencial y el primer paso de una rutina de limpieza. Cepillarlo es la manera más rápida y fácil de eliminar la suciedad de su cuerpo, y no solo eso, sino que también fortalece su piel y mantiene su pelaje sano y lindo. Dependiendo del tipo de pelaje que tenga, será la constancia con la cual debe cepillarse: es más probable que un perro con pelo largo con tendencia a tener nudos y marañas requiera de más cepillado. Mientras más temprano comiences con esta actividad, menor será el estrés que le produzca. Recuerda que tu cachorro debe sentirse cómodo.

¡El baño! A diferencia de los gatos que parecen ser enemigos del agua, a la mayoría de los perros les encanta chapotear y jugar con ella. Es recomendable bañarlos al menos una vez al mes si es que tienen pelo largo, y para los de pelo corto cada dos o tres meses. Evita bañarlos con agua fría, prepara una tina con agua al tiempo o cálida y no uses cualquier shampoo, porque podría lastimarle los ojos e incluso la piel, en una tienda especializada encontrarás un shampoo que le ayude también a evitar pulgas, bacterias, etc. También te recomendamos ponerle tapones en las orejas para que no les entre agua a los oídos, ya que esto puede ser peligroso.

En lo que respecta a su boca, lo mejor para prevenir enfermedades en los dientes o mal aliento es cepillarle los dientes dos veces a la semana. ¡Tampoco te olvides de sus ojos! Retira las lagañas con gasas humedecidas en suero fisiológico. 

Por último, sus oídos deben ser también revisados al menos una vez por semana en el caso de perros con orejas grandes, y para perros con orejas cortas una limpieza dos veces al mes debería bastar.

Si tu pequeño no tiene problema con ir a que le corten el pelo, ¡un corte coqueto le quedaría muy bien!

comparte este ARTICULO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *